Correr en tierra de nadie.

El Rescate del Motherload

Antecedentes (la trama):

La estrella de la muerte, el “arma definitiva” del Almirante Moff Tarking fue construida en Tarkin Fang, Un planetoide en mitad del núcleo galáctico en una zona en la que la astrogración era poco menos que una locura.

Sin embargo los cartógrafos Imperiales trazaron una ruta segura que permitía la comunicación directa con Ebaq. Un puesto comercial que había sido tomado por la Armada Imperial como centro de distribución de suministros por tener comunicación directa con Corelia y las principales rutas comerciales.

Semejante monstruo tecnológico necesitaba una intendencia como no se había conocido anteriormente. Para esto se crearon los Escuadrones Theta. Unidades independientes que seguían a la estrella de la muerte allá donde estuviera alimentándola constantemente.

Tras su explosión en Yavin IV varios de estos convoyes Theta quedaron atrapados en el planeta, forzados por los rebeldes a saltar al hiperespacio a ciegas o aterrizar en la espesura y sobrevivir a duras penas, perseguidos por las tropas rebeldes y en medio de un territorio hostil.

Tres de esos escuadrones se vieron en esa situación:
- Mother Load
- Carryllon
- Phidelys

Xian Wilkinson, Seartan Hawk y el Dr. Tadd Harver estaban destinados en dos de estos escuadrones, el Carryllon y el Phidelys… El tercero saltó al Hiperespacio perdiéndose ¿para siempre?

Al cabo de los meses, la actividad rebelde en la zona se redujo, la base fue desmantelada casi en su totalidad. Ésto les dio la oportunidad que necesitaban para poder robar una nave y escapar del sistema para siempre. Tras esto cada uno continuó su vida sin saber de los demás.

La historia del convoy perdido.

Xian Wilkinson tras separarse de los demás se dedicó a hacer contrabando de piezas de naves y combustible… Y en sus investigaciones averiguó que la llamada de socorro fue recibida en Ebaq por la marina imperial, justo antes de que una rebelión popular los expulsara del planeta.

Por esto en cuanto que consiguió armar una nave y hacerse con un par de guardaespaldas, intentó ponerse en contacto con sus viejos compañeros para ir a por ella. Para completar la tripulación se puso en contacto con otros dos elementos destacables… Elan Han, un piloto pasado de rosca y huido de las filas rebeldes y El Honrado Jack, un arreglador que había conocido en uno de sus muchos turbios negocios. Con ellos, su plan era viajar a Ebaq, ir a las ruinas del puesto avanzado Imperial, conseguir las coordenadas del convoy y hacerse con el jugoso botín…

El camino al mapa del tesoro.

Pero como las cosas no suelen ir suaves… el camino a Ebaq desde las colonias exteriores estuvo falto de lubricación.
A mitad de la travesía al parecer un enorme objeto no identificado se interpuso en la ruta hiperespacial de la nave sacándola del hiperespecio. El objeto era un enorme meteorito que vagaba por el espacio vacío en el que parecía haber una construcción. Esta al parecer era un complejo secreto de INCOM en el que se desarrollaban proyectos de guerra biológica. Harver, Hawk, Jack y Han decidieron coger la lanzadera y aproximarse a echar un vistazo.Incom

Al parecer la base entera había sido apagada y evacuada. Tras una serie de investigaciones, decidieron bajar al reactor para comenzar a ponerlo en marcha. Este había sido privado de su campo de contención (algo muy peligroso) por lo que Hawk tuvo que volverlo a conectar. Una vez en funcionamiento los ordenadores, vieron que uno de los experimentos, el “proyecto LEGNA” se les había ido de las manos a los investigadores y se había cobrado las vidas de muchos de ellos.

Este proyecto consistía en generar unas criaturas blindadas, dotadas de controles cibernéticos que atacaran bajo cualquier condición de una forma voraz. El problema es que estas criaturas eran demasiado voraces y que el implante cibernético interfería con una de sus más mortíferas cualidades, la posibilidad de liberar rayos de energía desde sus antenas. De tal manera que cuando abusaban de este poder, sus artrópodas cabezas simplemente explotaban. 077

Otra característica importante es que el frío estelar y la radiactividad extrema si bien no las mataban les mantenían es una especie de letargo hibernal. Así, al conectar la contención del reactor y comenzar a calentar el complejo… las criaturas despertaron…

La lucha fue intensa y larga, pero al final los intrépidos viajeros consiguieron salir sanos, salvos y con algo de botín… pero sobretodo, con las coordenadas de un punto secreto en el espacio en mitad del centro galáctico.

Uñas negras de escarbar en la basura…

La llegada a Ebaq no fue lo que se dice una bienvenida. Al parecer tras la rebelión local el imperio decidió reducir a cenizas sus principales ciudades. Lo cual generó que casi la mitad del planeta huyera con lo puesto… Ganancias para los que no pudieron irse y sobre todo para los aficionados al pillaje.

Como consecuencia diversas bandas de maleantes luchaban entre ellas para mantener sus “territorios” en lo que los refugiados iban volviendo para reclamar sus ya saqueadas posesiones. El gobierno interino juzgó que lo principal era recibir y reintegrar a los refugiados de una forma ordenada… por lo que decenas de miles de naves esperaban los permisos para aterrizar y poder reclamar sus antiguas posesiones.

Con este panorama Han, el piloto tuvo que buscar una alternativa para aterrizar en el planeta: haciéndolo en las zonas devastadas, que no tenían vigilancia. Una vez allí usaron la lanzadera para acercarse a la ciudad. Ebaq era bien conocida por Hawk ya que era la base de su escuadrón, así que les llevó inmediatamente a donde se encontraban las ruinas del puesto avanzado imperial.

New york ruins by jenovahEl puesto había sido primero tomado por la multitud a golpe de mortero, después saqueado por las bandas y por último tomado por vagabundos… La basura y los escombros llegaban hasta donde la vista alcanzaba. Pero aún así consiguieron encontrar, gracias a la detonita, el hueco del turbo ascensor, que llevaba a la zona de administración dos pisos más abajo y que no había sido advertido por los saqueadores.

Allí encontraron el ordenador destrozado, tras una serie de arreglos entre Hawk y Jack consiguieron no sólo sacar la información sobre la localización del Motherload, si no también información relevante sobre los saltos secretos de los navegantes imperiales.

Al salir se dieron de plano con un grupo de pandilleros locales que reclamaban el control del edificio y del botín que hubiera dentro. Objetivo que se fue al traste, gracias a las granadas aturdidoras del doctor Harber. Sin embargo el resto de miembros de la banda estaba fuera esperándoles… Sin embargo no eran rivales para la contundencia militar de este grupo de viajeros.

De camino a la nave se cruzaron con un taxi que venía de vuelta, al parecer, previendo que el siguiente salto iba a ser especialmente complicado, Wilkinson se había puesto en contacto con un antiguo socio para conseguir a un buen astronavegante. Por desgracia también llamó a sus antiguos socios a los que debía cierta cantidad de dinero como compensación por una nave que resultó tener la carcasa del motor vacía. Y estos decidieron seguir al taxi del astronavegante con dos esquifes armados con cañones láser.

Como consecuencia de la refriega, los asaltantes tuvieron que escapar con un esquife de menos y el Ases y Ochos tuvo que salir de la órbita con sus sensores inutilizados.

Tras varias horas y alguna discusión sobre los términos de su contrato y de lo peligroso de ir a zona de piratas, el nuevo Astronavegante saltó al hiperespacio en busca del Motherload. Cinco días en el espacio dan para mucho, reparaciones, bromas, peleas… y modificaciones en las armas. Al final del viaje y tras destrozar 4 armas, Hawk consiguió modificar el rifle de Harber… cosa que sirvió para que éste no parara de restregárselo al resto de la tripulación.

Un oasis en la oscuridad.

Al salir del hiperespacio un gran campo de asteroides lo rodeaba todo. Las lecturas eran complicadas pero tras unas horas de búsqueda… allí estaba el escuadrón Motherload al completo. Una lanzadera tiridium, un transporte pesado y una enorme nave nodriza… Con un problema, el motor de ésta emitía grandes cantidades de radiacción.Motherload

Decidieron acceder primero a la tiridium. Los cuatro se agolpaban en la zona de acceso al umbilical cuando se abrió la puerta. El primero fue Jack, sin embargo a los dos pasos el astronavegante tropezó y cayó sobre los controles del túnel cortocircuitándolos de tal manera que el túnel se separó de la Ases y Ochos lanzando súbitamente al vacío a Jack… El shock dejó inmóviles a todos, afortunadamente el traje imperial de Harper le sirvió de protección lo suficiente para agarrarle. El huracán que se había desencadenado en la esclusa paró súbitamente cuando Hawk cerró la puerta. ¿Cómo había podido pasar? Mientras el ingeniero revisaba los controles del umbilical descubrió algo mucho más inquietante. El puerto de la Tiridium al que se habían acoplado estaba repleto de explosivos listos para estallar cuando se separasen las dos naves.

Visto esto, decidieron pasar dando un paseo espacial. Una vez dentro de la Tiridium descubrieron que había sido limpiada de todo, menos de los cuerpos de los tripulantes despedazados en una orgía de sangre.

Después se dirigieron con mucha cautela a la Motherload intentando verificar si había más trampas explosivas en sus exclusas. Una vez dentro accedieron al puente, al intentar acceder a los archivos se apagaron todos los controles… alguien más estaba en la nave y tenía el control de la energía. En ese momento de una de la puertas laterales aparecieron 4 piratas disparando. La refriega fue corta, sólo sobrevivió uno de los piratas que huyó por za zona de capitanía, a cambio Jack y el Navegante yacían en el suelo con sendos disparos de los que se encargó el doctor.
Salieron tras el para caer en otra emboscada de un segundo grupo de piratas que alertados por el huido habían tomado posiciones. De nada les sirvió porque al cabo de poco tiempo y aún herido, el blaster de El honrado acababa con el último de ellos.

Parecía que todo se había calmado cuando un último grupo de piratas atrincherados en la zona de ingeniería arremetió contra ellos con igual éxito que los dos grupos anteriores. Sólo aquellos que permanecía fuera de la nave consiguieron huir por la última exclusa, que llevaba a su nave. Cuando ésta se separó de repente escucharon gritos por la radio, el piloto pedía ayuda, los guardaespaldas de Xian le habían metido un tiro en el pecho y corrían tras él.

Saltó sobre el asiento de la lanzadera justo antes de que le alcanzaran, pudiendo huir al Motherload. Sin embargo no iba a ser tan fácil para los Mercs hacerse con el botín sin compartirlo con los demás. Los Piratas empezaron a disparar contra ellos. Si bien parecía que la nave de los piratas estaba en inferioridad, todo cambió cuando Han consiguió poner en marcha las armas de la Motherload, reventando el pequeño esquife de asalto. Al girar el cañón hacia los traidores estos pusieron pies en polvorosa.

No pasaría mucho tiempo hasta que la radiación de los motores averiados de la nave nodriza les u otros piratas les matara. Así que se dieron prisa en mover las mercancías valiosas a la tiridium y el carguero para huir hacia el sistema más cercano en el que poder vender toda esta mercancía tan “Caliente”. Y sabían bien donde no se hacían preguntas… aunque fuera bajando mucho el precio… 250px gamorr negas

Gamorr

Comments

Irwing_De_RyeR

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.